Historias de cuatro ruedas (I)

Julián es un señor de 35 o quizá 40 años. Aproximadamente lleva 20 años desde que terminó su carrera de economía. Durante algún tiempo, empleo era la única palabra y sueño que en su cabeza se encontraba, mas sólo era ahí donde lo podía encontrar pues en la cotidianidad encontró solamente un engrandecimiento de su estómago y llenó sus bolsillos de papeles que sólo contenían propaganda de un bar, cursos de idiomas o de pizzas.

Al no encontrar empleo, las sugerencias de sus amigos no se hicieron esperar. Entre ellas se encontraban el típico no darse por vencido, buscar por otras partes y el abrir un negocio, pero lo que él no tenía era tiempo. Esperaban ya ser pagados los recibos de enero y febrero.

taxi   ¿Qué hacer? Es lo que pensó y platicó con su padre, a lo que él le dijo que buscara quién le rentase un taxi para poder al menos ponerse a trabajar. Idea poco aceptada por Julián, rejego al decir que no había estudiado cuatro años para terminar así. Los problemas cada vez eran peor. Su pareja, en cinta; su madre, en el hospital y él con los años pisándole los talones.

Deudas. Julián sólo pensaba ya en las deudas. Salir de problemas económicos era lo necesario. Sus cuadernos de la academia llenos de polvo adornaban su cómoda. No sabía hacer nada. Nunca se preocupó por tener otra opción así que la única alternativa era la que menos le gustaba…

10 años después Julián tiene su propio auto. Pequeño, pero es de él. A una escuela pública sus hijos van. Ayer comieron omelette, hoy pollo con arroz, mañana un poco de los dos. Ni ocho ni nueve horas son necesarias para satisfacer sus necesidades, sino son 11 en total las horas que trabaja en su taxi. De un metro a una universidad. De un mercado a una casa y muchas rutas más son las que diariamente debe hacer. Unas monedas caen en sus manos y él da gracias a Dios por tener lo suficiente para sobrevivir un día más.

Quizá hoy fue un día bueno, pero mañana no se sabe. Quizá un policía le pida “pa’ su chesco” o probablemente un descuidado le llegue por detrás con su automóvil. Así es la vida del subempleo. Estar seguro que nada tiene seguro.

Tags: , , , , , ,

About Néstor Ramírez

Egresado de la Licenciatura en Comunicación y Periodismo en la UNAM. Apasionado del periodismo, amante de la literatura, amigo de la naturaleza, estudioso del día a día de la vida en México.

Trackbacks / Pingbacks

  1. Historias de cuatro ruedas (II) | Historias de la realidad - March 15, 2013

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: