Sueño súbito

La conciencia es el estado en el cual las personas podemos mandar órdenes a nuestro cerebro para que éste ejecute las acciones que se deseen. Sin embargo, la pérdida de conciencia es el estado en el que el cerebro tiene abolidos determinados actos reflejos y sólo reacciona ante determinados estímulos, en función de la profundidad o grado de inconsciencia alcanzado, mientras que un desmayo (o síncope) es la pérdida transitoria de la conciencia. Los tiempos en esta última varían, pero debe de tenerse sumo cuidado con ella pues varía según la edad y otras enfermedades que la persona tenga en ese momento.

La entrada aquí presente es la continuación de la titulada “Y de pronto el silencio”.

Cuadro-Negro

La oscuridad es lo que hay junto al silencio.

No pude abrir mis párpados. Pesaban como dos sandías: los podía alzar, pero por poco tiempo. La última vez que vi algo era la vía por la cual comenzaban a circular los automóviles, pero en ese momento sólo podía ver sueños, imágenes producidas por mi inconsciente… No obstante las imágenes pierden su color y todo se tornó de un sólido color negro.

En ocasiones pude abrir mis párpados, pero las cosas que vi parecían de ensueño. Los colores estaban barridos y no escuchaba ningún sonido. Silencio, es lo que dominó la habitación donde me encontraba. Todo era de un solo color: blanco. No, eso no podía ser el paraíso, las cosas que alcanzaba eran sólidas, firmes.  Además, se alcanzaban a ver algunas cosas de colores pero no las podía retener en mi cabeza, no las podía recordar. ¿En dónde estaba? ¿Qué hacía ahí?

Mi lengua paseaba por toda mi boca hasta que encontró que algo falta, ¿pero qué? Intenté palpar donde sentía la ausencia, pero no recordaba ni el nombre de lo que era. Ni si quiera podía pensar. Sabía que lo sabía, pero no recordaba cómo saber el nombre en aquel momento.

No pensar ni poder retener lo que veía fue algo muy desesperante. Por fortuna cada vez que podía abrir un poco los ojos podía recordar un poco más que la vez anterior. Ahora mis manos las podía mover. Corrían por todo mi cuerpo para sentir si todo lo demás estaba bien.

Bata para paciente estampada

De tela muy delgada, las batas para pacientes cubren los cuerpos de los enfermos. Foto tomada de: blancolor.com.mx

No traía los jeans ni la playera cuando estaba en el taxi. Ahora sólo tenía un pedazo de tela que cubría mi cuerpo. Mis brazos eran lo más terrible. Como si fuera una máquina mis manos estaban conectadas a unos tubos por las cuales bajaba un líquido. Intenté quitarlas, pero no podía. Mis manos eran demasiado débiles y torpes. De nuevo el sueño venía a mi y mis párpados de nuevo se cerraban.

Fue entonces cuando escuché una voz femenina mencionar mi nombre. Despacio abrí mis ojos y vi la cara de mi madre a un costado de mí. Sus ojos estaban rojos y llenos de lágrimas. Sus mejillas temblaban de tristeza y emoción. En ese momento, al notar en mi madre ese sentimiento indescriptible, fue cuando comenzaba a tomar todo sentido.

diente

Aunque no estaba roto desde la raíz, los dientes son fáciles de romperse en estos casos. Foto tomada de: clinicaquijote.blogspot.com

Lo que me faltaba dentro de la boca era un diente. Los tubos que estaban inyectados en mi mano eran suero y sangre, mientras que la tela que me envolvía era una bata. La pulcra habitación era eso, un cuarto de hospital. Fue entonces cuando pregunté, ¿Por qué estás llorando mamá?, a lo que ella respondió con lágrimas en los ojos y voz  nostálgica, Tú y tu hermano tuvieron un accidente en el taxi en que venían.

Las flores crecieron después de unas semanas y la recuperación se hizo notable, aunque aún necesitaba reposo. Los restos del taxi quién sabe dónde quedaron, pero lo que sí es que el trailer que nos chocó deshizo al otro automóvil. Hay gente que dice que los milagros no existen, que son cuentos para que la gente crea en la Iglesia. No estoy de acuerdo tras lo que viví. Aquél día siento que vencí a la muerte y me di cuenta que hay razones bellas por las cuáles debo vivir y estar aquí.

Fuentes:

Experiencia propia

http://www.salud.bioetica.org/conciencia.htm

http://www.saludalia.com/urgencias/sincope

Tags: , , , ,

About Néstor Ramírez

Egresado de la Licenciatura en Comunicación y Periodismo en la UNAM. Apasionado del periodismo, amante de la literatura, amigo de la naturaleza, estudioso del día a día de la vida en México.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: