Sexo y castidad londinense

Chesil Beach

Por Néstor Ramírez Vega

Chesil Beach es una novela de Ian McEwan publicada en la colección Compactos, de Anagrama. El libro gira entorno a Florence y Edward, una pareja de recién casados a mediados del siglo XX en Londres.

Hace años terminó la Segunda Guerra Mundial y las vidas no han vuelto a la normalidad desde entonces. Hay ciertas acciones y comportamientos que aún se siguen realizando; tales como escuchar el noticiario nocturno en la radio, guardar la compostura en una relación juvenil y, sobre todo, no tener relaciones sexuales antes del matrimonio.

Edward está temeroso, nervioso y ansioso por romper su castidad. A Florence le da miedo y asco el ser penetrada. Durante la trama del libro se vuelve en varias ocasiones a la imagen de la espada que se inserta en un cuerpo. La boca de Florence que es invadida por la lengua de Edward es la antesala al acto sexual, hecho sobre el cual gira la novela.

El conservadurismo del siglo XX es importante para poder comprender y apreciar la historia alterna de la novela. La prohibición del sexo. El no practicarlo antes del matrimonio por ser considerado una falta grave, al grado de que quienes lo cometían eran señalados y mal vistos dentro de la sociedad; aun peor si el hombre ayudaba a la mujer en acciones que eran consideradas propias de las féminas.

Precisamente Florence y Edward se vuelven adultos en unos años de grandes cambios a nivel internacional: la llegada de la música rock y los Beatles, el ascenso político del Partido Laborista en Londres e incluso la apertura sexual en la juventud, mismo que chocaba con la educación que los recién casados habían recibido en casa.

En Chesil Beach el lector puede darse cuenta del rompimiento cultural que hubo desde los años de la Guerra Fría y que se ha ido consolidando hasta nuestros días. De cómo es que las tradiciones cambian y se adaptan a los tiempos y las exigencias tanto de los adultos como de los jóvenes, en quienes reposa el futuro a través de acciones como el derecho a votar.

Chesil Beach nos puede dirigir a la película Philomena, de Stephen Frears. En ambas, el papel que juega la vida sexual durante la juventud es exquisito, pero que tiene severas consecuencias posteriormente. Sin embargo, el valor y peso del libro de McEwan es que nos permite ver al sexo como pecado, un derecho, una obligación e incluso como la muestra única de amor.

Advertisements

Tags: , , , , , , , , ,

About Néstor Ramírez

Egresado de la Licenciatura en Comunicación y Periodismo en la UNAM. Apasionado del periodismo, amante de la literatura, amigo de la naturaleza, estudioso del día a día de la vida en México.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: