El laberinto de Asterión

asterion_pose

Asterión en su laberinto. Imagen tomada de: http://mitologia-elemental.blogspot.com

Por Néstor Ramírez Vega

La Casa de Asterión es un relato que se encuentra dentro del libro El Aleph del argentino Jorge Luis Borges. El personaje principal es Asterión, un minotauro solitario que habita en un laberinto.

El relato se divide en dos partes. En la primera, el minotauro presenta su hogar y todo lo que hace en él para distraerse, al grado de crear otro Asterión para poder hablar y jugar. Sólo cada nueve años entra un grupo de personas para “que yo los libere de todo mal”, comenta Asterión en su explicación.

El tema de la soledad se vuelve el eje del relato de La Casa de Asterión debido a la constancia con la que se refiere a ella. Al mencionar “(…)Otra especie ridícula es que yo, Asterión, soy un prisionero” se ve la forma en que él se mira a sí mismo, un prisionero de la vida pues, por su condición de minotauro, tampoco se puede acercar a las personas.

Durante el monólogo de Asterión, y característico de Borges, se presenta en diversas ocasiones el número catorce, también representado con el infinito. Se puede interpretar como un deseo por sufrir una transformación, de liberarse de ese sitio que es denominado como su hogar. Por eso, cuando una persona profetizó que algún día llegaría una persona que terminaría con la vida del minotauro, vio una esperanza, una transformación a partir de la muerte, tal y como pasa con la figura de Jesucristo en la Biblia. La salvación.

La ilusión y promesa de que hay alguien que terminará con la vida de Asterión rompe con la vida de soledad en la que estaba el minotauro y a partir de ese comentario es que Asterión vuelve nuevamente a soñar, a tener fe en que todo cambiará y se librará de ese infinito de pasillos en el que se encuentra.

La segunda parte consta de sólo unos pares de oraciones y se refiere a Teseo, el hombre que asesina a Asterión. “-¿Lo creerás, Ariadna? -dijo Teseo-. El minotauro apenas se defendió”, es el remate del relato y deja de forma muy explícita el deseo de Asterión: (14) morir en una cruz para ascender a otro lugar fuera de esos pasillos y esas galerías que formaban la casa, el laberinto de Asterión.

 

 

 

PD: Saludos, estimados lectores. Debido al abandono de crónicas sobre la ciudad estoy en la construcción de un nuevo espacio. El nombre, Laberinto cultural y será exclusivo de temas culturales. Los invito a que me comiencen a seguir por allá. Muchas gracias y buenos deseos para todos.

http://laberintocultural.wordpress.com/

Tags: , , , , , , , ,

About Néstor Ramírez

Egresado de la Licenciatura en Comunicación y Periodismo en la UNAM. Apasionado del periodismo, amante de la literatura, amigo de la naturaleza, estudioso del día a día de la vida en México.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: