Pasión cocodrilesca

Por Néstor Ramírez Vega

efrain_huerta_cortesia

“El Gran Cocodrilo” Efraín Huerta. Fuente: CONACULTA

El pasado miércoles se celebró el centenario del natalicio de Efraín Huerta, uno de los máximos poetas del siglo XX, impulsor del cocodrilismo, corriente literaria que explota el optimismo, la alegría, la crítica, el odio y la burla.

Autor de Estrella en Alto y El Tajín, logra que en cada uno de sus poemas haya una mezcla de humor, alegría y odio, los cuales revelan la existencia y las acciones del ser humano. Ejemplo de esto se ve en su obra de 1944, Los Hombres del Alba. 

En Los Hombres del Alba se encuentran una serie de poemas, entre los que destacan Teoría del Olvido, El amor, Declaración de Odio Declaración de Amor. Cada uno de ellos trata diferentes formas, aunque siempre está la figura del alba, así como otros elementos de la naturaleza como la tierra o el cielo.

En El Amor, Huerta ofrece al lector toda una historia, una explicación de las maravillas que logra hacer ese sentimiento. “Se parece a la lluvia lavando viejos árboles,/resucitando pájaros. Es blanquísimo y limpio/larguísimo y sereno: veinte sonrisas claras, / un chorro de granizo o fría seda educada”.

A pesar de las referencias a la naturaleza que encontramos similar a la utilizada en el romanticismo, Huerta busca que dichas referencias también se acerquen a los hechos, a las acciones y actitudes de las personas, incluso que exista un receptor que el lector puede desconocer.

“Te busco por la lluvia creadora de violencias, / por la lluvia sonora de laureles y sombras, / amada tanto tiempo, tanto tiempo deseada, / finalmente destruida por un alba de odio”.  Amor y odio, violencia y creación. Dialéctica de sentimientos, pasiones, naturaleza, etc.

Declaración de Odio inicia con un lenguaje netamente metafórico, pero tras la primera pausa se aborda una dura crítica a la injusticia imperante en la ciudad. Sin embargo, no sólo es eso, sino se habla de un lugar incluyente, donde coinciden seres de todo tipo: “Amplia y dolorosa ciudad donde caben los perros, / la miseria y los homosexuales, / las prostitutas y la famosa melancolía de los poetas, / los rezos y las oraciones de los cristianos. / Sarcástica ciudad donde la cobardía y el cinismo son alimento diario/ de los jovencitos alcahuetes de talles ondulantes, / de las mujeres asnas, de los hombres vacíos”.

“Ciudad negra o colérica o mansa o cruel, / o fastidiosa nada más: sencillamente tibia./ Pero valiente y vigorosa porque en sus calles viven los días rojos y azules/ de cuando el pueblo se organiza en columnas, / los días y las noches de los militantes comunistas, / los días y las noches de las huelgas victoriosas, / los crudos días en que los desocupados adiestran un rencor / agazapados en los jardines o en los quicios dolientes”. Un lugar lleno de contrastes, donde todo es posible y donde las cosas pueden tener un inicio y un final en cualquier momento, en cuestión de un abrir y cerrar de ojos. Donde en cuestión de horas hay grandes cambios, con pasos agigantados con la ayuda del vecino del norte.

Un odio puro. Un odio que se mezcla con un amor y una admiración. Una adoración en la que cabe hasta lo más desagradable. Una ciudad formada por los hombres del alba y del ocaso.

Tags: , , , , , , , ,

About Néstor Ramírez

Egresado de la Licenciatura en Comunicación y Periodismo en la UNAM. Apasionado del periodismo, amante de la literatura, amigo de la naturaleza, estudioso del día a día de la vida en México.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: