El cadáver

La estación del Mexibus se convirtió en una jaula blanca. Pájaros madrugadores silbando una canción. Monos enfurecidos por el retraso de los autobuses. Todos los usuarios estaban en el andén sur de la estación; el acceso al norte estaba clausurado.

– Tenemos mucho  trabajo. Hay un muerto en la estación – comentó la vigilante a través de su radio.

Y a lo lejos se ve tumbada una manta blanca. Un hombre que estaba en espera del autobús de pronto cayó. Solo, estaba solo. Sin que su familia tuviera noticia de él, excepto que esa mañana salió enfermo de su casa.

Él está muerto de estrés, de cansancio, de frío, de hambre y de sed.

Advertisements

Tags: ,

About Néstor Ramírez

Egresado de la Licenciatura en Comunicación y Periodismo en la UNAM. Apasionado del periodismo, amante de la literatura, amigo de la naturaleza, estudioso del día a día de la vida en México.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: