Archive | Sociedad RSS for this section

El cadáver

La estación del Mexibus se convirtió en una jaula blanca. Pájaros madrugadores silbando una canción. Monos enfurecidos por el retraso de los autobuses. Todos los usuarios estaban en el andén sur de la estación; el acceso al norte estaba clausurado.

– Tenemos mucho  trabajo. Hay un muerto en la estación – comentó la vigilante a través de su radio.

Y a lo lejos se ve tumbada una manta blanca. Un hombre que estaba en espera del autobús de pronto cayó. Solo, estaba solo. Sin que su familia tuviera noticia de él, excepto que esa mañana salió enfermo de su casa.

Él está muerto de estrés, de cansancio, de frío, de hambre y de sed.

Los aromas de la naturaleza

aroma

Toma inicial del cortometraje Aroma

Por Néstor Ramírez Vega

Aroma es un cortometraje dirigido por el irlandés Damon Sylvester en 2004. El film cuenta la historia de dos amigas de la tercera que están en un restaurante. Las señoras de la alta sociedad aprecian el olor de las flores, la comida e incluso la música; sin embargo, habrá un aroma natural que apreciarán en privado.

 Con un acercamiento a un cenicero y una boquilla para cigarros es como nos introducen en ese lugar lleno de modales y pulcritud, lo cual se puede apreciar tanto en los platillos como en la interpretación de la pieza Para Elisa, de Ludwig van Beethoven. Las flores en la entrada, la música clásica y los collares de perlas de las amigas indican el nivel socio-económico que poseen.

 La clase que presumen tener las señoras se refleja no sólo en su vestimenta o en el decorado del restaurante, sino en su misma plática, misma que solo gira entorno a la belleza de las cosas, los olores o la apariencia de las cosas, juicios siempre acompañados de gestos exagerados y con palabras de una calidad insuperable, de excelencia.

 Los modales se enseñan en público pero se guardan cuando se está cerca de casa o del lugar de hospedaje, en este caso. Al entrar al elevador, cuando las puertas aún siguen abiertas, se guarda cierto decoro por parte de las señoras. Al cerrarse, es cuando el olor de la naturaleza sale al exterior y muestra que, sin importas la clase social, todos somos humanos y el cuerpo, es el cuerpo.

Niños, seguridad y valores en la exposición de las Fuerzas Armadas

Por Néstor Ramírez Vega

Una detonación se escuchó en la periferia de la Plaza de la Constitución, lugar donde está la exposición Fuerzas Armadas… Pasión por servir a México.

“Sonó como un balazo”, comentó un asistente a la exposición. Un miembro de la marina y dos militares se dirigieron a la esquina en donde confluyen la plancha del Zócalo, Palacio Nacional y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Al momento de preguntarle al joven de la Marina qué fue lo que había sucedido comentó, “¿Tú sabes por dónde fue el sonido? Ya hay elementos movilizándose”. Sin embargo, uno de los hombres de camuflaje verde respondió off the record, ¿qué sonido? Aquí adentro de la exposición hay mucha seguridad. No hay porqué preocuparse pues en fin de semana la cantidad de familias que asisten al evento es mayor y hay que cuidarlos.

Durante el fin de semana, la fila para ingresar a la exposición rodeaba la plancha del Zócalo y el tiempo de espera rondaba los 30 minutos; mientras que el día miércoles el acceso era directo, pero los asistentes eran sometidos a una revisión.

Las únicas personas que eran cateadas el fin de semana eran las que llevaban consigo bolsos y carriolas grandes, así como unos jóvenes que iban caracterizados de elementos de seguridad de un juego de video.

Al preguntárseles por qué iban vestidos así los chicos disfrazados respondieron “por diversión. Nos gusta vestirnos así Íbamos a venir acá y bueno, esta oportunidad no se da siempre”. Además “no tuvimos problemas con el acceso. Nuestras armas son de juguete así que pudimos pasar sin dificultades”.

Aunque ellos no eran miembros de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ni de la Secretaría de Marina (Semar), los niños querían tomarse fotos con ellos al igual que con los militares y los medios de transporte que había.

“(La exposición) está muy bien. Los niños se han divertido mucho porque para ellos es adrenalina”, comentó Wendy Limón López, madre de familia y asistente a la muestra de las Fuerzas Armadas.

Al cuestionarle a Wendy Limón si era buena idea que los niños no fueran a clases responde “sí, valió la pena que faltaran que a la escuela. Mejor que falten un día a la escuela. Total, no pasa nada”,

El capitán Víctor Hugo López comentó que a los niños les llamaba la atención tanto las actividades recreativas como la información. Además, los resultados obtenidos en la exposición La gran fuerza de México, realizada en el año 2013, fueron “muy satisfactorios y por eso se está volviendo a hacer una nueva con nuevas cosas y nuevos juegos interactivos para los niños”.

“La intención es que la gente conozca un poco más del Ejército”, comenta  el Capitán Víctor Hugo López. Los visitantes pueden escribir sus comentarios en el libro de visitas, donde según Víctor López los comentarios son positivos; sin embargo, sólo abundan textos donde dicen “faltaron armas y mota” o “yo quería marihuana”.

Sexo y castidad londinense

Chesil Beach

Por Néstor Ramírez Vega

Chesil Beach es una novela de Ian McEwan publicada en la colección Compactos, de Anagrama. El libro gira entorno a Florence y Edward, una pareja de recién casados a mediados del siglo XX en Londres.

Hace años terminó la Segunda Guerra Mundial y las vidas no han vuelto a la normalidad desde entonces. Hay ciertas acciones y comportamientos que aún se siguen realizando; tales como escuchar el noticiario nocturno en la radio, guardar la compostura en una relación juvenil y, sobre todo, no tener relaciones sexuales antes del matrimonio.

Edward está temeroso, nervioso y ansioso por romper su castidad. A Florence le da miedo y asco el ser penetrada. Durante la trama del libro se vuelve en varias ocasiones a la imagen de la espada que se inserta en un cuerpo. La boca de Florence que es invadida por la lengua de Edward es la antesala al acto sexual, hecho sobre el cual gira la novela.

El conservadurismo del siglo XX es importante para poder comprender y apreciar la historia alterna de la novela. La prohibición del sexo. El no practicarlo antes del matrimonio por ser considerado una falta grave, al grado de que quienes lo cometían eran señalados y mal vistos dentro de la sociedad; aun peor si el hombre ayudaba a la mujer en acciones que eran consideradas propias de las féminas.

Precisamente Florence y Edward se vuelven adultos en unos años de grandes cambios a nivel internacional: la llegada de la música rock y los Beatles, el ascenso político del Partido Laborista en Londres e incluso la apertura sexual en la juventud, mismo que chocaba con la educación que los recién casados habían recibido en casa.

En Chesil Beach el lector puede darse cuenta del rompimiento cultural que hubo desde los años de la Guerra Fría y que se ha ido consolidando hasta nuestros días. De cómo es que las tradiciones cambian y se adaptan a los tiempos y las exigencias tanto de los adultos como de los jóvenes, en quienes reposa el futuro a través de acciones como el derecho a votar.

Chesil Beach nos puede dirigir a la película Philomena, de Stephen Frears. En ambas, el papel que juega la vida sexual durante la juventud es exquisito, pero que tiene severas consecuencias posteriormente. Sin embargo, el valor y peso del libro de McEwan es que nos permite ver al sexo como pecado, un derecho, una obligación e incluso como la muestra única de amor.

La otra cara de El Coloso de Santa Úrsula

Por Néstor Ramírez Vega

Desde mediodía los Azulcrema y los Auriazules aparecieron en las calles de la Ciudad de México, pero es en El Coloso de Santa Úrsula donde se reúnen.

Hasta antes de las dos de la tarde impera un ambiente familiar. Niños con su playera del Amé y de los Felinos corren a lo largo de la explanada del Estadio Azteca. Jóvenes y adultos comen en los puestos callejeros. “Los tacos de a 15 y las tortas a 30”, contesta un vendedor de tacos de guisado y tortas de milanesa o pierna.

Un letrero naranja fosforescente atrae la atención de los asistentes al partido: “Tacos de canasta 7×10”. Una completa ganga para quienes saben lo que cuesta una orden, sobre todo si son los de la avenida peatonal Francisco I. Madero, en el Centro Histórico.

“Tacos de penalty”, lo primero que se les ocurre a quienes ven el letrero. Sin embargo, al acercarse a la bicicleta que tiene un canasto y una cubeta uno entiende el porqué del costo.

“Qué tal están” preguntan unos jóvenes a un señor que come unos tacos. Su respuesta es solo una sonrisa con la boca llena de comida. Cada uno de los siete tacos son de aproximadamente 10 centímetros, la cual es la razón del descuento.

Rafael Luna es el nombre del señor que vende, desde hace ocho años, los tacos de canasta. “No sólo los vendo en el (Estadio) Azteca, también voy a otros estadios y hago bajo pedido”. Cada semana gana aproximadamente 2 mil pesos, sin embargo con eso se da por servido.

Rafael comenzó a vender tacos al salir de Alcohólicos Anónimos (AA). “Desde los 25 años tomaba, fumaba marihuana, me metía heroína y cocaína. Mi vida era un desmadre”, afirmó Rafael Luna. Se metió a esos grupos de ayuda porque estaba a punto de perder todo, incluso su familia.

“La gran mayoría de los que estamos (trabajando) aquí hemos pasado por algo similar”, comentó Rafael. Lo puestos forman varios pasillos en la explanada del Estadio Azteca, imposibles de contar debido a la simetría que ofrecen. Varios se pudieron “dedicar a vender drogas, pero lo mejor es tener un trabajo honrado para que menos personas vivan lo que hemos vivido”, contesta el vendedor de tacos de canasta.

La unión entre los comerciantes de la explanada del Estadio Azteca es visible. Un joven corre por los pasillos con un puñado de cinturones y una mochila del América, pero varios comerciantes lo detienen y entregan a los elementos de seguridad pues las cosas que llevaba eran de asistentes al partido.

El sábado resulta ser un día memorable. Los Azulcremas cayeron en su casa ante los Pumas de la UNAM y los comerciantes tuvieron buena venta por el clásico, dinero con el que podrán llegar más honrados y orgullosos de sí mismos a casa.

El arte y Nueva York

Historias_de_Nueva_York-234471366-large

Por Néstor Ramírez Vega

Historias de Nueva York es un film compuesto por tres cortometrajes. Cada uno de ellos está realizado por un director diferente: Martin Scorsese, Woody Allen y Francis Coppola. En cada corto se tratan temas que pudiesen suceder casi en cualquier ciudad, pero es en la ciudad de Nueva York donde todos pueden suceder por su multiculturalidad y estilo de vida.

El cortometraje de Martin Scorsese tiene por nombre Apuntes al natural. La temática gira alrededor de Lionel Dobie, uno de los pintores más prestigiosos en Nueva York. Con él vive Paulette, una chica que quiere ser una buena pintora. Sin embargo, la relación profesor-alumno se altera por tener sexo y poner barreras mutuamente por los problemas que cada uno tiene.

Paulette es una mujer de 23 años, lo que provoca ciertos deseos sexuales en Lionel, quien ya se ha divorciado en muchas ocasiones. Mientras ella puede dejar el arte cuando quiera, él no puede porque es la forma en que puede hablar sobre lo que le pasa. Sus corajes, sus deseos y su amor desesperado son elementos dentro de su pintura, es como hace catársis.

Las canciones presentes en el film son A Whiter Shade of Pale, Politician, (Night time is) The right time y Nessun Dorma. La música juega un papel relevante dentro del film. No sólo es acompañamiento, sino influye en Lionel para sacar y plasmar sus sentimientos y emociones en el lienzo, además describen lo que él siente en ese momento.

La focalización aparece desde el inicio de la película y es el efecto con el que se termina. Permite que el espectador centre su atención en algo o alguien. Algunas tomas explican características de los personajes a través de objetos y actitudes, lo que permite comprender y apreciar el cortometraje. Historias de Nueva York, un film que si eres cinéfilo no puedes perderte.

Si gustas ver la película online puedes acceder a: http://www.flvpeliculas.tv/2013/03/ver-online-historias-de-nueva-york-new.html

La diversión en la amistad

Por Néstor Ramírez Vega

Jóvenes saltan y bailan al ritmo del grupo Muévete en la 8va Feria Amor es sin violencia. El pasillo del Altar de la Patria estaba saturado. Adolescentes participaban en los juegos del Injuve y otros se informaban sobre las enfermedades que se pueden adquirir a través del contacto sexual.

El destino de los condones era incierto. Algunos eran guardados en los bolsos de los pantalones, otros eran dejados en algún lugar del Bosque de Chapultepec, y los que tenían menos suerte eran inflados y flotaban sobre las cabezas de los asistentes. “Amar sin violencia es no golpear a la pareja”, dijo un chico de chaleco verde. ¿Cómo violencia física? También la hay psicológica, la cual no es con los golpes, sino con palabras, le contestó su novia.

Playeras, condones y estampas eran regalos que jóvenes del programa Prepa Sí podían obtener, quienes además tienen un depósito entre 500 y 700 pesos mensuales, según su promedio. No se podría llamar despilfarro, pues el fin es noble: reducir el número de embarazos no deseados y evitar los contagios de enfermedades de transmisión sexual.

La amistad y el amor fue lo que brilló en la Feria Amor es sin violencia. La unidad, las risas, las sonrisas, los besos al ritmo de cumbias y salsas. Así de sincera es la amistad y el amor. Siempre se busca el bien de ambas partes. Se hacen cómplices en los secretos más oscuros.

 

Sobre Paseo de la Reforma un señor con gorra roja está tirado sobre la acera. Un vagabundo: ropa sucia, piel llena de mugre, olor pestilente… Un envase de Coca Cola está tirado y aún tiene un poco de sus aguas negras. La gente pasa sin mirar y sin despertarlo. Lo evitan haciéndose a un lado.

 

Un grupo de jóvenes caminan en dirección al Ángel de la Independencia. Todos ellos parecen tener un uniforme: sudaderas con colores claros, lentes oscuros, vaqueros azules. Se detienen frente al hombre tirado sobre Reforma. Se burlan de él. Lo señalan. Entonces dos de ellos sacan sus iPhone y le toman unas fotos. El señor sigue en su sueño, no despierta a pesar de las mofas. Dos de los uniformados se acercan al vagabundo y empiezan a posar para sus amigos, quienes le toman varias fotos con los iPhone.

Los jóvenes se alejaban en dirección al Ángel. El vagabundo se alejaba del chico de gafas con cada paso que daba hacia la glorieta de la palma. En la vida las personas tienen que caminar en ocasiones solas y en otras con compañía. En la soledad es más fácil olvidar un hecho que no se quiera recordar. En la compañía, todos se vuelven cómplices y deciden en qué momento hablar y en cual callar.

El poder de las palabras

Por Néstor Ramírez Vega

Parado en el andén de la estación Garibaldi vi al metro  aproximarse a gran velocidad. Mientras lo veía pasar, a través de sus ventanas sólo se podían ver a montones de personas apretadas entre sí. Empujar a las demás personas es la única forma para entrar al vagón, si es que quieres llegar a tu destino.

El calor es insoportable durante el verano. Tu aire es robado por tu vecino, y el que está a un costado de tu vecino roba el suyo. Los ventiladores no funcionan y los que sí sólo avientan el polvo que tienen reunido. La gente mueve sus manos en busca de un poco más de aire fresco.

A unos centímetros hay una chica que está aferrada a un tubo. Su cabello se lo mueve para la izquierda y segundos después para la derecha. Sus delgados labios se abren como la cueva de Alí Babá, pero esta no busca oro, sino aire. Sus mejillas se ponen rojas y por ellas y por su cuerpo resbalan gotas de sudor.

En mi mochila guardé un papel que alguna vez me dio una señora en la calle. Ella me dijo  Toma, cuando tengas tiempo léelo, cosa que hice pero al comulgar con su pensamiento no le tomé importancia. De un momento a otro sólo escuché que salieron de mi boca las palabras, ¿Lo quieres para echarte aire? La chica sonrío y un brillo en sus ojos marrones resplandeció de forma simultánea a sus labios pronunciando la palabra Gracias.

Ella se echó aire pero estaciones después se fue despejando el vagón. El aire volvía a esparcirse por todo el lugar, al igual que el calor. Alcé la vista de mi libro y vi a la chica atentamente leyendo el papel. Su concentración era única, como si estuviera leyendo el mapa de un tesoro escondido. Llegamos a la estación Villa de Aragón. El sonido del metro me distrajo de mi lectura, alcé la vista y la chica estaba frente a mí. ¿Me lo puedo quedar?, preguntó ella, a lo que sin pensar respondí, Sí, claro, si lo quieres llévatelo.

 

¿Sabías que hay un mundo después de la muerte y que todos nos encontraremos ahí algún día? Palabras más palabras menos era lo que la hoja decía. Para algunos unas palabras pueden no servir, pero para otros pueden significar una nueva esperanza en la vida.

Narco cultura

Por Néstor Ramírez Vega

En este momento (re)leo el libro La Reina del Sur, de Arturo Pérez Reverte; una publicación que tomó fuerza por la telenovela homónima que contó con la participación de Kate del Castillo, en el papel de Teresa Mendoza.

Hace unos meses, por septiembre del año pasado, mi buen maestro Andrés Galindo me comentó algo muy cierto y es que en ocasiones la realidad supera a la misma realidad al punto en que ésta parece ser fantasía, una historia inventada de último minuto, y eso ha pasado con algunos de los libros que nacieron a partir del boom de la novela del narcotráfico; sin embargo, el caso de La Reina del Sur no es ése.

En esta publicación no me pondré a hablar sobre el estilo de Pérez Reverte ni mucho menos, sino la fuerza que toma su novela, misma que llega a plasmar la sorprendente realidad que no se nos hace inverosímil. Teresa Mendoza es la pareja de un aviador al servicio del narcotráfico. Se da lujos, gasta dinero, no se mete en los negocios de su marido, no trabaja, etc. Sin embargo, tras la muerte de Dávila ella tiene qué escapar porque hay personas que la quieren ver muerta por el simple hecho de ser “la hembra del Güero Dávila”.

Tras esto, Teresa Mendoza va a Melilla, España, donde comienza a hacer su fama y recibe el nombre de La Reina del Sur. La importancia de este libro es porque muestra desde el principio el estilo de vida al que están acostumbradas las mujeres que mantienen una relación con una persona que se encuentra en negocios turbulentos, cómo es que tiene qué salir adelante e incluso el autor muestra las opciones que tienen quienes corren con la misma suerte o sólo quieren salir adelante en la ciudad.

Una de sus particularidades es que no sólo muestra los hechos, sino también sirve como espejo de los integrantes de esos grupos. A través de la vestimenta, comportamiento e incluso el lenguaje, Pérez Reverte muestra cómo es el negocio del narcotráfico. Su pluma no tiembla al mencionar los cuerno de chivo (Ak-47), palabras como pendejo, pinche, ni mucho menos nombres legendarios como Amado Carrillo Fuentes, mejor conocido como El Señor de los Cielos, o Joaquín El Chapo Guzmán Loera (elemento que permite al lector acercarse más a la realidad).

¿El único tema que importa en la actualidad? Creo que no. No faltarán quienes usen el tema porque está de moda, negarlo sería hacerse sordo y ciego. El tema del narcotráfico no es el único que debería imperar en las publicaciones de los autores, pero sí es de importancia porque es un problema no exclusivo de México, sino de Marruecos, España y Estados Unidos, entre otros.

México es el país que más sangre ha derramado en la última década por la Guerra contra el Narcotráfico. Las lágrimas son presentes en miles de familias que han sufrido la desaparición o el asesinato de un ser querido. Sin embargo, a pesar de esto, la ciudadanía sigue consumiendo los libros y telenovelas sobre el narcotráfico tales como La Reina del Sur;El Señor de los Cielos; Pablo Escobar. El patrón del mal e incluso grandes reportajes como Los Señores del Narco.

El boom del narcotráfico no solo se centra en la historia del tráfico de drogas y evasiones a policías y aduanas, sino también en secuestros, asesinatos e incluso trata de blancas. El narco no es un mal de reciente aparición; es algo que lleva más de 50 años de evolución, período que ha dejado un trágico legado cultural, el cual ha atrapado a miembros de la sociedad civil a través de canciones (corridos), libros, telenovelas y películas (El Cártel de los Sapos).

La mujer contra la mujer

Por Néstor Ramírez Vega

A mí ni me digas que las mujeres no deben ser golpeadas, se lo merecen por andar de cuscas; dijo una señora que labora en una fondita a cuatro cuadras de metro Cuauhtémoc, en la Ciudad de México.  

Las campañas en contra de la violencia siguen llegando a las personas. Únete; Di no a la violencia; Alza la voz; Que te pegue no es muestra de cariño; No más violencia; Bang, bang, bang. A pesar de todo aún sigue el pensamiento de, se lo merecen porque se vistió de manera provocativa o hizo enojar a su esposo.

– Ellas deben estar en el hogar, cuidando a los niños y viendo que no les falte nada a sus maridos. Porque eso sí, quieren sentirse muy libres, trabajar lejos de sus casas, irse de parranda y sus deberes en el hogar bien gracias. La verdad sí se lo merecen y no me quieras hacer cambiar de opinión porque no lo haré. El que haya tanta libertad es la razón por la que hay tantos divorcios e infidelidades.

 

Ha pasado ya un mes y medio de eso y la señora de la fondita aún hace tortillas para los clientes que comen en aquél lugar. La primera vez con un, Ahora déjame que debo trabajar, se terminó el sondeo. La segunda, ni el buenas tardes contestó. Ella sigue haciendo y calentando tortillas lo más pronto posible y unos minutos más tarde, cuando camino de regreso, ya no está. Son las 14 o 15 horas de la tarde, sólo se ve que niños salen de la escuela. Seguramente la señora recogió a su niño y ambos fueron a casa, donde debía hacer la comida, así como los demás deberes del hogar.